Hace unos años hice un viaje de colaboración en Haití para reconstruir un hogar infantil con GAiN, el hogar fue destruido a causa del terremoto del 2010 que dejó el país aún más en la ruina. A parte de la reconstrucción, también colaboré en trabajos más técnicos de medición de control de agua que realiza GAiN allí.

Mi valor añadido allí también fué mi vinculación con los niños del hogar a través de actividades deportivas, ya que también soy entrenador de fútbol.

 

 

 

Este viaje fué mi primera colaboración con Ágape. Miqui y Mia me ofrecieron esta oportunidad y, aunque siempre me había llamado la atención el tema de ayuda humanitaria, nunca nadie me había ofrecido ser parte activa en un proyecto.

«Poder participar y vivir allí me abrió los ojos a la importancia de la ayuda humanitaria»

Antes del viaje era un poco escéptico sobre las ONGs. En mi trabajo, como visitador médico comercial de productos ortopédicos, tengo la oportunidad de conocer y relacionarme con muchos «captadores» de ONGs, personas que buscan recaudar dinero para proyectos humanitarios. Esto hace que este mundo se esté profesionalizando mucho, no siempre en el mejor sentido de las palabras, y hace que la cara más humanitaria y personal de las ONGs se diluya mucho.

Conocer a Miqui y Mia, y poner cara a estos proyectos, escuchar su experiencia en Lesbos en el tema de Iraq o en Haití tuvo mucho valor par mi.

El viaje me dio la oportunidad de ver este trabajo de campo desde primera fila. Poder participar y vivir allí me abrió los ojos a la importancia de la ayuda humanitaria.

Ver y conocer el proyecto de primera mano me ha hecho consciente que en realidad puedo ayudar, no sólo estando allí físicamente, aunque he de decir que para mi han sido mis mejores vacaciones, sino lo que puedo hacer en mi realidad con mi círculo de confianza, con mi red de contactos, con mi tiempo, mi esfuerzo, mi dinero y mi oración. Mi misión es canalizar todo lo que he visto a mi alrededor para que más personas puedan vivir lo mismo que yo he vivido y así generar una red de ayuda para estas realidades.

Este viaje también ha cambiado mi visión de Dios. Tengo la convicción de que un seguidor de Jesús tiene que ser consciente de la injusticia social, y tener una visión global de esta injusticia.

Antes pensaba que hacer «turismo humanitario» era negativo, pero ahora pienso que es necesario tener tiempo y testigos cercanos que hayan visto la realidad para ser promotores del cambio aquí en nuestro país. Países como Haití necesitan otros países que les ayuden, les formen desde el respecto como hace GAiN y les den recursos para poder seguir adelante.

Raúl Pozo, comercial de ortopedia y visitador médico, es voluntario de GAiN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *